Cambio climático y agricultura en América Latina

En países de la Región Latinoamericana el cambio climático se percibe como un asunto distante a tratar en la actualidad, las modificaciones permanentes de los ecosistemas y la temperatura son efectos que ocurren desde décadas anteriores, sin embargo, las proyecciones a futuro muestran un panorama desalentador en el cual definen al cambio climático como un desequilibrio de origen antropogénico, es decir, causado directamente por las acciones del ser humano.

Impacto en la agricultura

Efectos severos son previsiones hechas por científicos y expertos, una reducción del 14 % de las precipitaciones es un obstáculo para el crecimiento de sectores importantes, uno de ellos, la agricultura, una actividad de la cual la industria, las exportaciones y el consumo tienen alta participación.

CambioClimático1

 

Las proyecciones indican que en zonas más secas, se esperan problemas de salinización del suelo y desertificación de tierra agrícola. El rendimiento de algunos cultivos importantes disminuirá en zonas templadas a excepción de la soja así como la productividad ganadera poniendo en peligro la seguridad alimentaria. La poca disponibilidad de agua por el patrón de precipitaciones y la desaparición de glaciares afectaría el suministro de agua para consumo humano, uso agrícola y generación energética.

Los cultivos perjudicados serán la cebada, viñedos, maíz, papas y trigo, que representan el 75% de las calorías consumidas por la humanidad en todo el mundo.

Plan de Acción

Aunque, el cambio climático abre una era de fenómenos y de transformaciones, la innovación genera una oportunidad importante para diversificar opciones fuertes y productivas, un ciclo para mitigar los efectos y recomponer un sector amenazado por las pérdidas y la disminución de las ganancias.

Frente al cambio climático, los daños a la atmósfera son indicadores que presentan pruebas de lo vital que es asumir posturas responsables en las áreas más amenazadas.

No en vano, es obligatorio un plan de futuro para desarrollar rubros que generan la mayoría de las divisas, ejemplos: el turismo, pesca e industria. Cifras apuntan que en 2050 el cambio climático impactará en un modo más fuerte, las pérdidas serán más grandes y las consecuencias negativas más difíciles de enfrentar.

Las estrategias surgen como aliadas en un contexto gris, aunque los rendimientos en la agricultura y la exportación de cosechas no muestran déficits gigantes, en las futuras tres décadas, un aumento de hasta tres grados Celsius en la temperatura global, será capaz de movilizar más recursos humanos y de capital, generando desastres graves, dañinos para el crecimiento integral de los países desfavorecidos, en estos casos, los situados en vías de desarrollo, los más pobres.

riego

Una mirada al pasado, refleja lo costoso de no atender el aviso a prevenir importantes eventos o fenómenos, sólo en el período entre 1970 y 2008, en Centroamérica, las pérdidas económicas alcanzaron un volumen de 81, 000 millones de dólares, números poderosos en una región donde la mayoría de los países atraviesan dificultades para su crecimiento.

América Latina y el Caribe, representan el 11 % de las emisiones de carbono, estadísticas menores en comparación con las cantidades emitidas por países desarrollados (Norteamérica y Europa), pero, es una de las regiones que recibe pérdidas significativas.

Para frenar las consecuencias negativas, la agricultura requiere de un plan integral, basado en el manejo de técnicas mejoradas, basándose en las tecnologías como parámetro de crecimiento, no desde el punto de vista monetario, sino como una herramienta que sustituya prácticas que cada vez son ineficientes.

Estas oportunidades combinadas con un sentido de prosperidad, tienen un objetivo claro: ir más allá de comprender el cambio climático o explicar conceptos, y la principal tendencia es acercarse al desarrollo tecnológico que logre un equilibrio entre las transformaciones del entorno y la creación de métodos innovadores, aquellos que eviten grandes daños y eviten castigar con alto precio la cotidianeidad de un negocio.

Las interrogantes de cómo resolver los desaciertos frente al cambio climático o las alternativas ante sus efectos se responden con compromiso, pues en la última década, el aumento del calor ha dado condiciones para el aumento de plagas y la propagación de incendios forestales, además, las precipitaciones intensas en determinadas áreas, dañan los cultivos y ayudan a la degradación de la Tierra.

Se debe reflexionar en la necesidad de crear respuestas urgentes, las acciones deben de suprimir la mentalidad de riqueza capital, las ambiciones y las tareas para llenar las bolsas de ganancias.

CambioClimático2

 

Si en algún caso, requiere de inversión o financiación extranjera, sus compromisos deben apuntar a la productividad y aplicar nuevas maneras de reducir las emisiones de gases, pues al final, los costos de distribuirán de una mejor forma, y sus debilidades se convertirán en experiencias de rendimientos si sabe aprovechar las oportunidades.

No visualice al cambio climático como un asunto lejano, que no le afectará a largo plazo, ni espere que las consecuencias negativas le hagan tomar decisiones de última hora, sino analice su situación y ponga en marcha un plan integral, hecho en equipo y con visiones a renovarse, al final el cambio climático se combate con transformación e innovación.

Deje un comentario

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>