¿Cuáles son los requerimientos técnicos más importantes para la fertirrigación?

La selección de los fertilizantes y la calidad del agua de riego son dos aspectos determinantes a la hora de poner en marcha un sistema de fertirrigación. Adicionalmente existen otros componentes que también deben controlarse para lograr óptimos resultados al combinar el riego y la fertilización en los cultivos, como los siguientes:

  • Calidad del agua de riego: las características del agua que pueden afectar el fertirriego son la presencia de elementos tóxicos, el nivel de la salinidad, su pH y la concentración de bicarbonatos. Si la calidad del agua no es adecuada, se puede echar a perder todo el resto del trabajo que conlleva la fertirrigación.
  • Interacción entre las sales del agua y los fertilizantes: Los altos niveles de salinidad del agua de riego pueden ocasionar daños en la estructura del suelo y problemas de infiltración de agua, lo que puede limitar la absorción de los fertilizantes.
  • Selección de fertilizantes: los fertilizantes utilizados para fertirriego deben ser hidrosolubles, ya que este tipo de fertilizante se disuelve totalmente sin precipitaciones, formando una solución cristalina sin turbiedad.
  • Solubilidad del fertilizante: es la cantidad máxima del fertilizante que se puede disolver por completo en una cantidad determinada de agua. Puede depender de la temperatura del agua, ya que la solubilidad de la mayoría de fertilizantes aumenta con la temperatura. Pero la solubilidad de un fertilizante también puede depender de los otros fertilizantes disueltos en la solución madre.
  • Concentración y relaciones óptimas de nutrientes: se pueden preparar las soluciones concentradas y con el inyector ajustar la cantidad que debe aplicarse al cultivo para lograr la dilución deseada. También se puede calcular primero la cantidad de fertilizante que requiere el cultivo, luego diluirlo hasta el máximo que permite cada sal fertilizante y finalmente inyectar la solución concentrada al riego.
  • Estabilidad y compatibilidad de los fertilizantes en las disoluciones: algunos fertilizantes interactúan formando compuestos insolubles y se precipitan. De esta manera, bloquean los nutrientes y las plantas se quedan sin los mismos. Además, al precipitarse, causan obstrucciones en el equipo de riego. Por ejemplo, los fertilizantes que contienen sulfatos o fosfatos no deben mezclarse con los que tienen calcio.
  • Volumen y frecuencia de riego: el estado del tiempo juega un papel clave en este apartado ya que en días soleados el cultivo va a requerir más agua que en días nublados. Por otra parte, la norma es que en riegos en invernaderos, entre más frecuencia de riego exista, habrá una mejor productividad. En cambio, los cultivos por goteo en campo abierto tienden a utilizar un riego diario.

Deje un comentario

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>